Cristianas.MePortal de noticias para el mundo

ARQUEóLOGOS ENCUENTRAN LUGAR DE CULTO DE LA éPOCA DEL TEMPLO DE SALOMóN

Arqueólogos Encuentran Lugar De Culto De La época Del Templo De Salomón

El Templo de Salomón en el Monte del Templo de Jerusalén probablemente no era el único sitio de culto centralizado en la región de Judá, de acuerdo a una investigación de un equipo de arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Un enorme complejo de templos de la Edad de Hierro II, que se extendió desde alrededor del año 900 a. C. hasta alrededor de principios del siglo VI a. C., se está excavando actualmente en Tel Motza, a solo siete kilómetros al noroeste de la antigua ciudad de David de Jerusalén. Descubierto por primera vez en 2012, el templo de Motza es contemporáneo al Primer Templo de Jerusalén y utiliza el mismo plan arquitectónico.

Para Shua Kisilevitz, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, reveló que el templo secundario tendría aproximadamente dos tercios del tamaño del Primer Templo, y probablemente fue construido por constructores similares que llegaron a la región desde Siria, como se describe en la Biblia, según publica The Times of Israel.

"No se podría haber construido un gran templo monumental tan cerca de Jerusalén sin ser sancionado por la sociedad dominante", dice Kisilevitz. El hecho de que el templo Motza funcione en paralelo con el sitio más grande de Jerusalén significa que "probablemente estuvo bajo los auspicios de Jerusalén", cree.

Según la investigación, un centro de adoración paralelo operaba en Motza, con una orientación este-oeste del templo y un diseño que consistía en un patio y un gran edificio rectangular.

Entre los otros restos de la actividad de adoración, hay una mesa de ofrendas construida en piedra y "muchos artefactos", que incluyen figuras, puestos de adoración y cálices, que habrían sido traídos por los penitentes.

El equipo encontró restos de huesos y cerámica en un pozo de basura cercano, algo similar a lo que usaban los judíos, quienes hoy usan una geniza (especie de depósito para guardar los manuscritos) para textos sagrados.

“Todo lo que usas en el templo, animales o jarrones, está imbuido de simbolismo religioso y se vuelve sagrado por sí solo cuando se usa en rituales religiosos. Entonces no pueden ser descartados; se depositan en la terminal sagrada”, dice.

Ella sostiene que las estatuillas, o los ídolos, no fueron necesariamente adorados, sino que fueron mediadores entre el peticionario y su deidad o deidades.

“Tenemos que pensar en las cosas en sus contextos. En el antiguo Cercano Oriente, los templos eran literalmente casas de los dioses”, dijo. Entonces, junto con las ofrendas de comida, bebida y jarrones, estas figuras eran "una forma de recordarle al dios que estabas allí y hacer un pedido".

Estas excavaciones anteriores permitieron a los arqueólogos identificar el sitio como Moza, que se cita en el libro de Josué 18 como una ciudad en el territorio de la tribu Benjamin.

Hasta el descubrimiento de Motza, no se conocían templos a gran escala y construidos para fines específicos en la región de Judá fuera de Jerusalén, pero Kisilevitz no cree que sea el último.

“Definitivamente hay actividades de culto en toda la región. Creo que en algún momento encontraremos más templos”, dijo.